28.10.07

Elecciones '07

Vote al mediodía, y tengo una serie de anécdotas que dicen mucho sobre nuestra "cultura" electoral.

Como todavía tengo domicilio legal en Burzaco, donde viven mis padres, hacia allá enfile pasadas las 11 de la mañana. Una infinidad de gente se desplazaba en todos los medios de transporte disponible para cumplir con su obligación cívica. Qué los compele a ello está fuera de mi área de estudios, pero despierta mi curiosidad. Observando el asunto de manera superficial basta con decir que el hombre es un animal de costumbres. No hay amenaza lejana de sanciones legales/económicas que valgan. De hecho, ayer escuche (y desconozco el grado de veracidad de la afirmación) que las multas por no concurrir a emitir el voto estaban en Pesos Argentino que, convertidos al valor actual de nuestra divisa, pasan a ser centavos.

Una vez en la escuela me sorprendió la cantidad de gente que estaba esperando para votar. Filas de más de 30 personas en todas las mesas. Tarde aprox. una hora para hacer lo que en votaciones pasadas me tomo 10 minutos a lo sumo. Antes de llegar a la mesa, mientras insultaba cada demora, salió un votante del cuarto oscuro de la mesa contigua y exclamo el consabido: "Faltan boletas." Suspiros mediante, fueron apersonándose los fiscales de las distintas fuerzas políticas que, juntos con el presidente de mesa, ingresaron a subsanar el inconveniente. So far, so good. Una de las fiscales, al salir, increpa al votante con un "¿qué boletas faltan, che?" El pobre muchacho replica incrédulo pero no del todo sorprendido: "No te puedo decir. ¿Qué querés, que impugne mi voto?" La discusión siguió escalando hasta que alguien, detrás de él, pudo calmar al ya iracundo votante diciéndole que discutir con gente así (la fiscal) no solucionaba nada. El otro lo miro con cara de "a vos te parece" pero termino por emitir su voto. Hace falta elucubrar mucho para decidir fiscal de quién era. Entre esto y los problemas del Correo para entregar las notificaciones a las personas elegidas para ser autoridades de mesa, termine por definir mi voto.

Finalmente, me llego el turno. Las últimas votaciones, el presidente de mi mesa, a causa de la cercanía de nuestros apellidos en el abecedario, era un profesor de religión del secundario. Hoy no. Me encontré con un chico que no superaba los 20 años. Y no era sólo en esa mesa. Está situación fue refrendada como algo general por mis corresponsales (conocidos vía sms o teléfono) a lo largo de la Capital Federal y provincia de Bs. As. Me dirán Uds. que los chicos están haciendo sus primeros pinitos en su vida política. Verdad, pero no deja de ser extraño que dejen de lado alguien con probada experiencia en elecciones pasadas para poner a un nene fácil de manipular. Just a thought.

Otra de las cosas que noté mientras aguardaba era la presencia de un gendarme armado. No pude llegar a ver si el arma estaba cargada o no, pero la sola estampa era imponente. Afuera dos policía de la provincia que me miraron raro cuando quise tomar una foto con el celular completaban el cuadro. Sin llegar a ser intimidante, quise confirmar que en los otros lugares de votación era igual. Y efectivamente, lo era. En la Capital Federal había efectivos del ejercito y gendarmería desplegados en los distintos lugares donde se llevaba a cabo el acto eleccionario.

Mi último comentario tiene que ver con la veda electoral que rigió desde el viernes a las 8 de la mañana hasta estos momentos (supongo que en la Capital sigue la veda ya que se extendió el horario de votación por los diversos problemas que se fueron suscitando a lo largo del día: Falta de autoridades de mesa y de boletas, más que nada). El viernes el titular del matutino Clarín, de tirada nacional, hablaba de que, según las encuestas, Cristina Fernández de Kirchner obtendría la victoria en primera vuelta sin necesidad de ballotage. No digo que hubo intento de influir en la gran masa de votantes que consumen dicho periódico, pero hay que reconocer que el peso psicológico de dicho titular coronando los puestos de diarios durante todo el día es inestimable, pero importante. Y sin violar la veda, of course, ya que el diario estaba dando vueltas desde las primeras horas de la madrugada. En el programa ¿Cual es? de la Rock & Pop 95.9, uno de los que acompañan a Mario Pergolini dijo que "sólo falta que el lunes (el titular) diga 'VAMOS CARAJO'".

2 comentarios:

Polzúnkov dijo...

Sí, la multa está en viejos pesos argentinos. Lo que no estoy seguro es si después se transforman en centavos actuales. Eso habría que verlo.

Jajaja tenés razón con lo de Clarín. O, por lo menos, opino igual. Y me causó gracia el comentario del chabón de la Rock & Pop.

Sebas dijo...

Gracias por pasar. Anda a saber si te cobran. Lo malo es que recontra seguro para que te saquen de la lista negra de los tramites, si es que existe tal cosa, tenes que adornar a alguno.