5.5.08

La demonización de Google

Las clases del Taller de Datos discurrían con la normal laxitud y "caras de vaca" de siempre, hasta que el tema fue Google y la visión fue demasiado optimista para los ubamarxistas de siempre. Descalificativos aparte, y sin tanto optimismo como se acuso, aca les dejo las dos clases según la pluma de Alejandro Piscitelli en el blog de la catédra y una editorial del decano de los periodicos electrónicos argentinos, el ILHN.




Es increible ver como este tema enciende pasiones encontradas que, en la mejor tradición argentina, plantea dicotómicas discusiones de un nivel argumental no mayor a Boca vs. River, UCR vs. PP, Coca vs. Pepsi, Soda vs. Redondos... y la lista es interminable.

Me sumo a la ¿demanda? de Guadalupe: tenemos que complejizar el analísis. Y si, hay que dar voz a todas las voces. Obvio, negar con la cabeza sin siquiera levantar la mano (como ocurrio en el último teórico con, al menos, una persona que observe) no suma nada a la discusión.

Lo más evidente es que Cassin escribe sobre un tema marketinero con propósitos marketinero, manteniendo posiciones maniqueas que la acercan mucho a la dupla Dofman-Mattelart de "Como leer al Pato Donald".

¿Es posible que Google trabaje para la CIA? Totalmente, pero eso no desecha de plano la posibilidad de realizar un análisis concienzudo y PRODUCIR y no REPETIR una respuesta archiconocida.


¿Es tonto llevar el perro al trabajo? ¿A alguien le importa? Evidentemente no es tonto, como minímo, para el dueño del perro. Y si algo tan nimio mejora el trabajo, bienvenido sea.


¿Qué estamos discutiendo, este mundo o la utopía que no llega nunca? ¿Queremos hablar de revolución toda la vida o cambiar algo a la vez que nos vaya bien?


Google tiene sus puntos oscuros, empezando por sus ansías de fagocitarse toda empresa que le dispute el mercado. Pero, si de universalismos hablamos, la Revolución Francesa tenía infulas grandilocuentes y no por ello le dejamos de reconocer sus logros -a la vez que señalamos sus errores.

Menos caretas y más caras, que sino vamos a declamar y declamar hasta quedarnos sin aire.

2 comentarios:

marina dijo...

Mucho aire fresco en este post, albricias ... cómo me gusta cuando encuentro una voz observando zonas "fuzzy" : territorio informativo y de relaciones que escapa nuestra informada tradición apreciativa dicotómica "todo-nada" y "esto es así"... Voy a seguirles leyendo Guadalupe, Sebas et al.
Saludos,
Marina

Sebas dijo...

Marina: Todo se ve raro desde este rincon del sur. Solo queda pedir disculpas:)