25.9.08

Un medio, un signo

El significado de un signo sólo "se determina verdaderamente mediante el concurso de lo que existe fuera de él" o, más aún, "el valor de cualquier término está determinado por lo que lo rodea". Todos los signos son, por tanto, solidarios y el valor de cada signo, su significado, constituye un punto de contacto con el conjunto del sistema de la lengua organizado en red de oposiciones.

Días pasados escuche a Alejandro Piscitelli referirse a está añeja explicación de Ferdinand de Saussure en relación a la tecnología y los nuevos medios. Es decir que los nuevos medios y/o las nuevas tecnologías son las que las otras no son, los intersticios que han quedado entre las/los tecnologías/medios que vinieron antes.

Y ayer encontré, leyendo a McLuhan, lo siguiente: "no medium has its meaning or existence alone, but only in constant interplay with other media" (en castellano: “ya que ningún medio tiene sentido o existe a solas, sino solamente en interacción constante con otros medios”) (Marshall McLuhan, Understanding Media: The Extensions of Man, Mc-Graw-Hill, New York, 1965).

Hay, también, superposición, lo que genera trifulcas varias y distintas tensiones. Hoy el "catch-all" de los medios es Internet, como alguna vez lo fue la TV: ese medio que quiere abarcar todo, que quiere monopolizar todo. La tensión, en este caso, viene de la misma naturaleza de la bestia: La Red, por su arquitectura más básica, precluye una sola voz, una sola mirada y por tanto la dicotomía "one voice/one world" que inunda la blogosféra, sin ir más lejos.

No hay comentarios: